HOME OFFICE

HOME OFFICE Si estás decidido a liberarte de los horarios de oficina, el jefe, la hora del almuerzo, los compañeros de cubículo, el olor a comida cuando tu no estás comiendo, los días de vacaciones que parecen pocos y que nunca llegan y la quincena atrasada, entre otras cosas que probablemente ahora te parecen terribles.  Piénsalo bien y confirma que tienes las ganas y la disciplina para lograr tener una oficina en casa.  Te comparto 5 puntos que en los últimos años he podido identificar y que puedes analizar para ver si estás tan dispuesto como te sentiste el viernes pasado, que querías mandar a tu jefe a volar.

  1. Da forma a tu espacio de trabajo.- aunque la mesa de tu comedor creas que es perfecta y seguramente en algún momento tu terraza también servirá de oficina o sala de juntas, siempre es bueno tener un lugar armado como mini oficina: con conexión a la electricidad, buena iluminación, impresora, escáner, archivero, artículos de papelería y todo aquello que en tu oficina actual dabas por sentado, o hasta en algún momento pensaste que solo ocupaba espacio y seguro llegarás a necesitar.
  2. Administra tus finanzas.  Extrañarás ese cheque mensual.- Por más tarde que llegue, siempre está ahí.  Y es muy cómodo solo ir a depositarlo en tu cuenta, o retirar lo necesario del cajero cada vez que te dicen que ya entró el pago.  Si te vuelves tu propio jefe es probable que tendrás que emitir facturas, coordinar fechas de pago, recordarle a tus clientes que hay cuentas por pagar y hacer rendir de la mejor manera los depósitos que a veces llegarán por mes y otras veces por proyecto.
  3. Establece tus horarios y cúmplelos.- te darás cuenta que al estar en casa será fácil decir… pongo una lavadora, doy una trapeada acá, debería acomodar este librero, etc.  Pero si sumas esos pocos minutos que crees dedicas, serán horas que podrías aprovechar. Así como es importante ponerte un horario de inicio, también es necesario poner uno para cerrar tu compu, levantarte y ponerte a hacer eso que te gusta.  O simplemente salir a dar un paseo con tu perro, ver el mar y recordarte por qué decidiste vivir en Riviera Maya.
  4. Define los lugares públicos donde tendrás juntas con tus clientes.- probablemente muchos de tus clientes son tus amigos o les tienes toda la confianza para invitarlos a tu casa, pero tal vez es mejor idea verlos en un restaurante o café, sobre todo con la gran variedad de espacios que en Cancún y Playa del Carmen hay.  Que no sea el más concurrido o popular puede ayudar a darles más privacidad y concentración a la hora de tener que desarrollar estrategias, o querer compartir esas ideas que todavía no están completamente cocinadas para gritarlas a los cuatro vientos.
  5. Aprovecha tu tiempo libre, date vacaciones.- De la misma manera que antes pensabas que nunca llegaban, ahora te darás cuenta que no llegan no porque el jefe no quiera autorizarlas, sino porque no encuentras el momento para escaparte de ese proyecto que parece es el MÁS importante de tu vida.  Planea días de vacaciones con anticipación y regularmente, no dudes en hacer ese email de auto-respuesta que informe que estarás desconectado por unos días.  Ser tu propio jefe y darte unos días de descanso, no significa que estás mandando tus iniciativas a volar.  Al contrario, te darás cuenta que al regresar llegas renovado y con muchas buenas ideas para arrancar algo más.

Si después de leer estos cinco puntos con los que yo personalmente me he enfrentado, al tener home office y ser independiente, sigues convencido que es justo lo que quieres, entonces me atrevo a decirte que estás listo! Que no lo dudes, que te animes a intentarlo.  Que habrá días largos, pero otros con grandes recompensas.  Si no lo logras, recuerda que siempre puedes volver a buscar entre las vacantes de la zona.

Azanza Cervantes

THE WIZARD BLOG para Vivir en Riviera Maya – vivirenrivieramaya.com @AzanzaMaria


Leave a Reply